La importancia de la desconexión mental durante las vacaciones

La importancia de la desconexión mental durante las vacaciones
14 agosto, 2019 Grupo Emociona

Vacaciones… siempre suena bien, nos suele venir a la mente la clásica postal veraniega de sol y playa (montaña para el que lo prefiera), y todo el mundo a nuestro alrededor, se va de viaje. De forma automática nos hemos acostumbrado a asociar las vacaciones a la movilización y al abandono físico de nuestra zona habitual y en la que realizamos nuestra rutina el resto del año, para marcharnos a otro lugar donde supuestamente haremos una desconexión mental.

Físicamente, nos hemos trasladado. ¿Pero qué ocurre con nuestra mente? En los tiempos actuales adquiere especial importancia el equiparar la desconexión mental con la desconexión que experimentamos a nivel físico durante el periodo estival.

6 Consejos para una buena desconexión mental estas vacaciones

Deja el móvil a un lado

La incorporación a nuestras vidas de la tecnología móvil y, por lo tanto, la posibilidad de estar conectados permanentemente a nuestro círculo laboral provoca que tengamos que poner especial esfuerzo en desconectar a nivel mental de aquellas tareas que quedaron pendientes o bien de la carga laboral que nos espera en el mes de Septiembre. Este hecho puede volverse una tarea ardua para aquellas personas especialmente productivas o entregadas a su vida laboral, cuya conducta puede derivar en patologías como la ociofobia (sentimiento de angustia por el hecho de no aprovechar el tiempo o tener la sensación de no estar haciendo nada útil) cuando llega un periodo vacacional. En otras palabras, se trataría de fobia al descanso y a la desconexión del trabajo. Es uno de los muchos síntomas derivados de la nueva era tecnológica. Por eso, es importante mentalizarse adecuadamente del propósito ideal de las vacaciones y su efecto sanador en nuestros niveles de estrés.

¡Mantente ocupado!

Aunque hagas esa desconexión mental, estar de vacaciones también puede ser sinónimo de “no parar”: aprovecha para ver esa serie que tienes pendiente, leer ese libro que sigue cogiendo polvo en tu estantería, o jugar con tus hijos, si los tienes. Haz deporte, o practica disciplinas más tradicionalmente asociadas al mindfulness como el yoga o la meditación. Pasa tiempo de calidad con los tuyos, y se convertirán en momentos únicos.

Slow life

Es aconsejable ocupar nuestro tiempo libre en ciertas tareas livianas que nos mantengan concentrados y nos liberen de nuestra conexión mental con el trabajo, especialmente aquellos días que estemos en nuestro hogar habitual. Tómate con calma aquellas tareas cotidianas que durante el resto del año realizamos con estrés debido al poco tiempo. Permítete procrastinar un poquito.

Mejora tus conocimientos

También puede ser un buen momento para retomar el inglés, aprender a usar un nuevo programa informático, o para mejorar tus skills en algún campo que te interese. Es algo que sabes que siempre vas retrasando porque nunca encuentras el hueco, ¡es una gran ventaja disponer de tiempo libre para aprender a tu propio ritmo! ¿No crees?.

Volver a la rutina

Trata de ir retomando tus hábitos, rutina y horarios los últimos días de las vacaciones para que así la vuelta no se haga cuesta arriba y no experimentes la tan temida depresión postvacacional.

Si necesitas hacer un reset, en Grupo Emociona disponemos de los mejores profesionales para ayudarte a afrontar el “nuevo curso” con las ganas, ilusión y motivación que puede que lleves tiempo echando de menos. No lo dudes y confía en uno de nuestros coach para guiarte en el camino.

Siguiendo estas sencillas pautas los beneficios a nivel mental se multiplicarán y afrontaremos el mes de Septiembre con aires renovados.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*