La primavera y sus efectos emocionales

La primavera y sus efectos emocionales
11 marzo, 2019 GeBlog

Empiezas a sentir pequeños cambios en tu interior. Tus emociones están un poco más alteradas. No te preocupes. Es normal y no solo te ocurre a ti. La primavera está a punto de aterrizar y unos días antes, ya se hace notar.

La primavera y las emociones: ¿qué nos ocurre?

Seguro que ya has escuchado a alguien comentar que la primavera ya está aquí. Tú también te habrás cruzado con las primeras señales. De repente, hay más horas de luz y no quieres desperdiciar ni un solo minuto. Las temperaturas suben ligeramente aunque de repente, una lluvia rompe la inestabilidad para que el refrán de, abril aguas mil, no se quede anticuado. También los pájaros están más felices y si has podido escaparte al campo, habrás sido testigo de los primeros tímidos cambios de los paisajes.

Y no solo en la naturaleza. Los cambios de estación tienen efectos en las personas y la primavera, es un claro ejemplo, siendo una de la que más nos afecta.

En términos científicos, está demostrado que la primavera favorece la liberación de serotonina, dopamína, oxltocina o noradrenalina, sustancias relacionadas con la felicidad y el alivio del estrés. Nuestro cuerpo no se ve inmune ante tal cantidad de hormonas y neurotransmisores y las emociones se ven alteradas. Por lo tanto, la primera idea que queremos destacar es que es algo absolutamente normal aunque, no todas las personas lo viven con la misma intensidad.

Una bonita metáfora para reflejarlo es entender que las personas también tenemos estaciones por dentro, como parte de la naturaleza que somos. La primavera sería una estación de apertura con el exterior, que seguiría con el verano. El otoño y el invierno serían fases decrecientes, en las que nos apagamos más. Pero, ¿qué ocurre si en estas fases de apertura no actuamos así? La respuesta es obvia: se produce un desequilibrio.

20 frases motivadores para venirte arriba un día cualquiera

¿Qué es la astenia primaveral?

Se trata de un trastorno leve en el que uno se siente más cansado, con menos fuerzas y con el estado de ánimo bajo. Esto puede prolongarse durante un par de semanas o incluso un poco más. Los factores ambientales como la subida de temperaturas o de la presión atmosférica, el aumento de horas de luz o el cambio de horario que se produce en esta época del año impulsan este fenómeno. También hay alteraciones hormonales como el aumento de la secreción de endorfinas, cortisol o melatonina, que producen cambios en los ritmos biológicos.

Son más sensibles a verse afectadas las personas que sufren estrés y que tienen un problema emocional o psicológico previo.

La astenia primaveral desaparece por sí sola tras unas semanas aunque depende de cada persona. Sin embargo, como convivir con los síntomas no es cómodo para nuestra rutina, recomendamos minimizarlos para que el organismo se adapte cuanto antes al nuevo cambio. Y de esto va nuestro post de hoy.

¿Cómo vamos a recuperar el equilibrio?

  • Ser más regulares, sobre todo en lo que se refiere a horarios de comida y sueño.
  • Adaptar la dieta con productos de la temporada. Especialmente, escoger aquellos con menos calorías y decantarse por verduras y frutas.
  • Tener una rutina del sueño. La astenia primaveral afecta a la secreción de melatonina –la hormona que produce el sueño– y puede ocasionar alteraciones. Para que sea tan reparador como queremos, es importante mantener un número de horas, cenar pronto para hacer la digestión con tiempo e irse a la cama sin móviles u otras tecnologías cerca que puedan alterar el descanso.
  • Practicar ejercicio físico moderado para acelerar el proceso de adaptación, liberar el estrés y que el sueño sea más completo.
  • La hidratación es muy importante, porque con la elevación de las temperaturas se suda más y el organismo necesita más líquidos.
  • No tomar vitaminas. Si la dieta es adecuada, tu cuerpo tendrá las vitaminas necesarias así que, ¿por qué recurrir a una ingesta diaria de éstas? El exceso de ciertas vitaminas tampoco es positivo.

Aunque el refrán diga que la primavera, la sangre altera, en realidad, lo que sí sabemos que altera son las emociones.

Quizá has podido pensar que en esta época del año no es recomendable para empezar proyectos o proponerse nuevos retos.  Nada de eso. En Grupo Emociona estamos convencidos de que también en primavera puedes sacar la mejor versión de ti y te lo queremos demostrar. Si crees que no lo vas a conseguir porque te notas más débil o cansado, puedes empezar a poner en práctica estas recomendaciones y apuntarte a uno de nuestros talleres de vida, que hemos diseñado especialmente para mejorar tu calidad de vida.

La finalidad de los talleres es mejorar tu calidad de vida y ayudarte a crear la mejor versión de ti mism@.

 5 motivos para escoger los talleres de vida de Grupo Emociona

  • Aumenta tu autoestima.
  •  Mejora la relación con tus seres queridos.
  •  Vive en plenitud.
  •  Aumenta la felicidad y las emociones positivas en el trabajo.
  •   Desata tu poder interior.

No olvides que también en primavera, tu mejor versión puede salir a la luz. Solo depende de ti.

 

 

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*